Press ESC to close

Así es como limpio la encimera de mármol de mi cocina: todo brilla

El mármol de la cocina es muy refinado, elegante y chic. Y es suficiente por sí solo para amueblar todo a la perfección. ¡Pero es tan hermoso como delicado!

Ya sea la mesa o la encimera, el riesgo de ensuciarla siempre es muy alto: cocinar o comer, salpicaduras de grasa, agua, cal, están a la orden del día.

Debemos tratar la superficie con sumo cuidado, podríamos dañarla irreparablemente.

La primera regla que hay que tener en cuenta es dejar el vinagre y el zumo de limón cerrados, con doble cerradura, casi en una caja fuerte. Al ser sustancias ácidas y corrosivas, podrían penetrar en su porosidad y dañarla sin posibilidad de recuperación.

Existen en el mercado productos específicos para su limpieza, pero ciertamente no determinantes y ni siquiera ad hoc para el tipo de mancha presente. Sin embargo, en la despensa y en la naturaleza, ya tenemos todo lo que necesitamos para devolverlo como nuevo en tan solo unos pasos.

¿Tienes curiosidad por saber cómo proceder? ¡Empezar!

Así es como limpio la encimera de mármol de mi cocina: todo brilla

Limpiar correctamente la encimera de mármol: así es como se procede

La primera aclaración que hay que hacer sin duda se refiere al problema que presenta su mármol, distinguiendo entre los diferentes tipos de manchas.

Por ejemplo, si solo está amarillento, sobre todo cuando es blanco, simplemente tendremos que utilizar una piedra pómez para pasar suavemente por la superficie. Una vez obtenido el resultado deseado, lo tenemos con una mezcla de agua tibia y jabón de Marsella.

¿Hay salpicaduras de aceite o grasa? Seque la zona afectada con el papel adecuado, dando suaves toquecitos. ¡No frotamos! Prepara una crema a base de maicena y bicarbonato de sodio, en proporciones y cantidades iguales, vierte el agua en un chorrito para crear una especie de espuma, extiéndela sobre la mancha. Séllalo con celofán y déjalo reposar durante todo un día y una noche. Al día siguiente, retiramos el papel de aluminio y simplemente lavamos con un paño de microfibra húmedo. ¡Ido!

Finalmente, si estamos luchando con la pesadilla de toda ama de casa, la piedra caliza, no nos desanimemos. De nuevo, la solución está en la despensa. Vierta una cucharada de jabón de Marsella en un tazón pequeño con agua tibia, agregue el bicarbonato de sodio y mezcle. Aplicar la mezcla en las zonas afectadas y frotar suavemente con un cepillo de dientes viejo, con estolas suaves. ¡Dejar actuar durante media hora, enjuagar y secar!

¡Todo brillará! ¡Fácil y barato!