El aloe vera es una planta bonita a la vista pero sobre todo rica en propiedades. Su gel es calmante y refrescante, un verdadero aliado no solo de la belleza sino también del bienestar. Para aprovechar todos sus beneficios, es mejor tenerlo siempre a mano, en lugar de comprar cremas y ungüentos. Así que veamos cómo cultivar aloe vera en casa .

Aloe vera: cosas que debe saber

El aloe vera es fácil de cultivar, pero debes prestar atención a una serie de aspectos fundamentales.  

Es originaria de África, le gusta mucha luz directa y un clima cálido y seco. Prefiere temperaturas entre 18 y 30 grados, por lo que en invierno es mejor colocarla en lugares resguardados. Esto se debe a que el agua de las hojas se congelaría y la planta sufriría un choque térmico, provocando su muerte inmediata.

El aloe vera debe estar en el suelo, pero también está bien en una maceta muy grande, en la que colocar una capa de grava de al menos 2 o 3 centímetros para permitir que se absorba el exceso de agua y no correr el riesgo de pudrir las raíces. .

No se debe regar a menudo, al contrario, una vez cada 15 días es suficiente, porque si por un lado no teme a la sequía, por otro podría pudrirse por exceso de agua y estancamiento.

gel de aloe vera

Antes de usar el gel de aloe vera de tu planta, es bueno saber que para extraerlo, la planta debe tener al menos 3 años.

Para obtenerlo, todo lo que tienes que hacer es cortar una hoja desde la parte inferior y luego grabarla a lo largo del contorno. Córtalo en un punto y deja que salga el gel, o corta la hoja en dos para sacar todo el contenido con una cuchara. Luego, el gel se puede almacenar en el refrigerador en un frasco de vidrio bien cerrado durante aproximadamente dos semanas.

8 formas de usar el gel de aloe vera

El gel contiene aloína, una sustancia con efectos laxantes.

Al tomar el gel, es posible que quede una parte amarillenta, que hay que eliminar si queremos beber el jugo de aloe. Al contrario, no hay necesidad.

A continuación te mostramos las 8 formas de utilizar mejor el gel de aloe vera.

  1. Pack capilar: aplicado antes del champú, se debe dejar actuar 15-30 minutos antes del aclarado para obtener un cabello suave y sedoso. Además, el producto puede ser un sustituto natural válido del gel;
  2. Crema facial: hidratante y ligera, el Aloe Vera se puede utilizar en verano como sustituto de las cremas faciales y corporales;
  3. Crema anti-quemaduras: indicada para aliviar quemaduras, el Aloe debe aplicarse sobre la piel enrojecida por el sol y en unos minutos habrá una sensación refrescante y de bienestar;
  4. Crema contra las espinillas: el gel es un producto antiinflamatorio y cicatrizante, ideal si tienes acné o pequeñas espinillas. La consistencia transparente te permite aplicarlo en cualquier momento del día sin ser visible;
  5. Mascarilla anticaspa: el problema antiestético puede ser vergonzoso, pero con Aloe se puede solucionar fácilmente. Basta con rociar el cuero cabelludo con una cucharada de producto, masajearlo mientras se aplica y tras dejarlo actuar unos 30 minutos se puede proceder con el champú;
  6. Antiinflamatorio gingival: las propiedades antibacterianas y antimicrobianas del gel son el remedio eficaz contra la inflamación de las encías, basta con aplicar y masajear el producto sobre la zona afectada. Además, el Aloe se puede utilizar como enjuague bucal natural. Solo tenemos que diluir una cucharada de gel en un vaso de agua y añadir una pizca de bicarbonato para tener un producto 100% natural;
  7. Antimosquitos: el picor y el enrojecimiento derivados de las picaduras de mosquitos pueden resultar molestos, pero para atenuar los efectos podemos aplicar el gel completamente natural sobre la parte afectada;
  8. Desinfectante: higienizarse las manos muchas veces es importante, para hacerlo con un producto ecológico, podemos utilizar gel de Aloe Vera. Si queremos tener un producto perfumado, podemos añadir unas gotas de aceite esencial de lavanda o árbol de té.