¡Hago un fertilizante muy poderoso por sólo unos centavos y mis plantas florecen en un instante!

Cultivar plantas en interiores puede ser un trabajo que requiere mucho tiempo.

Para que las plantas florezcan es necesario dedicarles mucho tiempo y atención.

Cuidar bien las plantas significa sobre todo enriquecer el suelo con nutrientes mediante el uso de fertilizantes .

Muchos prefieren comprarlo en las tiendas pero incluso gastando mucho dinero los resultados muchas veces cuestan llegar y en algunos casos ni siquiera llegan.

Precisamente para evitar tal epílogo es posible utilizar un fertilizante súper barato y casero . De hecho, es posible crear un fertilizante natural con sólo unos pocos ingredientes simples que no dañará tu salud ni la del medio ambiente.

El fertilizante que podrás descubrir a continuación es muy fácil de hacer y resultará perfecto para nutrir las plantas con flores y también prevenir la llegada de parásitos .

Aquí está el ingrediente secreto que debes usar y lo que debes hacer.

Abono con avena, excelente para la floración.

Como mencionamos anteriormente, este fertilizante casero natural prácticamente tiene una doble acción, es decir, la de fertilizar las plantas y protegerlas .

El ingrediente principal de este fertilizante casero es la avena .

De hecho, la avena aporta a las plantas fósforo y potasio , que son los principales oligoelementos útiles para la floración.

Este producto es perfecto para utilizar sobre todo durante las estaciones frías del año porque gracias a los minerales y vitaminas que aporta al suelo podrá acelerar el crecimiento de la planta.

Además, la avena contiene calcio que es excelente para fortalecer las raíces y por tanto hacerlas más sólidas.

Para hacer este fertilizante casero sólo necesitas 2 ingredientes.

Los ingredientes a utilizar son los siguientes:

  • 1 taza de avena
  • 1 taza de agua tibia

Para saber cómo hacer este fertilizante casero y barato sólo tienes que seguir leyendo esta página.

Método

Lo primero que debemos hacer es recoger los ingredientes mencionados, pasarlos a un bol grande y mezclarlos bien .

Cuando los ingredientes se vean bien mezclados para obtener una mezcla uniforme y sin grumos, deja reposar todo a temperatura ambiente durante 60 minutos .

Una vez pasado el tiempo indicado el abono estará listo.

Llegado a este punto, para utilizarlo sólo debes volver a mezclarlo y resuspenderlo, evitando que la harina se deposite en el fondo.

Para utilizarlo correctamente sólo necesitas verter el fertilizante elaborado en la tierra.

Un consejo: el mejor momento para verterlo en la tierra es por la mañana . De esta forma las plantas tendrán todo el día para absorber todos los nutrientes que necesitan.

Además, no debemos olvidar en absoluto que este fertilizante natural se puede conservar durante unos 2 meses en el frigorífico .

Ahora sólo te queda agrupar tus ideas y en poco tiempo habrás creado tu abono natural. Gracias a este método no tendrás que gastar ni un céntimo más de lo previsto y no pondrás en riesgo tu salud, ni la del medio ambiente, por el uso de productos químicos.

¡Pruébalo y no te arrepentirás!