Sabemos que la leche, principalmente de vaca, es un alimento común en la dieta humana, pero te sorprendería los usos que puede tener también para las plantas. Algunas personas dicen que  la leche es buena para las plantas de interior, de jardín y frutales  porque contiene nutrientes que  pueden ayudarlas a crecer y florecer  . Además, tiene propiedades que pueden ayudar a mantenerlos libres de parásitos. ¡Veamos todas  las razones por las que deberías utilizar leche para tus plantas  !

Leche en las plantas, todo el mundo la vierte en el jardín, ¡aquí tienes 7 buenas razones!

1. Fertilizante natural

Un riego regular que cubra las necesidades hídricas de cada planta es la regla más importante para que mantenga un aspecto sano y bonito. Si además añades leche a la regadera de vez en cuando  , conseguirás un abono maravilloso.  Por tanto, la leche es buena para las plantas como  fertilizante natural  .

¿Y qué pasa si riegas las plantas con leche?  Regar las plantas con leche y agua   aporta minerales adicionales, especialmente  calcio y potasio.  Para que el abono para plantas con leche sea efectivo es importante que  se riegue de forma esporádica,  no más de una o dos veces al mes, y que la cantidad de leche sea siempre menor que la cantidad de agua (10% – 20 % leche). diluido en 90% – 80% agua).

2. Fungicida

Algunas  bacterias y hongos, como el oídio  ,   Diplocarpon rosae  , también llamado mildiú blanco, pueden colonizar una planta, enfermándola y provocando diversos tipos de daños, desde la  aparición de manchas marrones o negras en las hojas  hasta el marchitamiento completo.  Para prevenir la presencia de hongos y eliminarlos  , puedes utilizar la leche como  fungicida natural.

Si quieres utilizar este fungicida como medida preventiva, puedes hacer lo siguiente:

  1. Prepare una  solución de 10 partes de agua y 1 parte de leche.
  2. Viértelo en un recipiente con atomizador y rocía la planta, tanto las hojas como el tallo (si también da fruto).
  3. Dejar actuar al menos 24 horas  y no regar durante este tiempo.
  4. Aplicarlo una vez al mes.

Si tu planta ya ha sido atacada por hongos, prueba un remedio aún más eficaz preparando  tu propio fungicida casero con leche y bicarbonato para plantas de la siguiente manera:

  1.  Mezcla en un biberón ¼ de litro de leche y 1 litro de agua .
  2. Agrega 20 gramos de bicarbonato de sodio  (2-3 cucharadas).
  3. Agite vigorosamente para disolver el bicarbonato de sodio.
  4. Aplicar en toda la planta,  centrándose en las zonas más afectadas.
  5. Utilice el fungicida una vez a la semana hasta que desaparezca la infección.

3. Protege contra insectos y parásitos

Como ya hemos comentado,  la leche tiene propiedades fungicidas y antibacterianas  , pero no sólo contrarresta los efectos nocivos de los hongos y bacterias más importantes. Sus efectos beneficiosos   también protegen contra pulgón, mosca blanca o araña roja  y también combaten otro tipo de artrópodos. Para ello aplicarlo como se describe en el apartado 2.

4. Fertilizante natural

No sólo puedes  utilizar leche como fertilizante líquido, sino que también puedes  añadirla al abono.  Si habitualmente elaboras abono orgánico para tu jardín  a partir de restos de comida, ramitas, hojas, etc., no dudes  en añadir la leche sobrante al compost  . Con este sencillo truco podrás conseguir un abono aún más rico para tus plantas. Además, también puedes utilizar leche caducada.

5. Limpia las hojas

Tanto en el interior como en el balcón, la suciedad se acumula en las hojas, obstruyendo sus poros y dificultando la respiración de la planta. Por eso, es muy importante  limpiarlos con frecuencia.  Si bien puedes hacer esto solo con agua,  la leche mejora la limpieza y agrega brillo adicional  . Si quieres limpiar las hojas con leche, moja un paño en la leche y frota suavemente las hojas sin remojarlas. Las  hojas se vuelven más limpias y brillantes que nunca. 

6. Desinfectante de herramientas

A veces,  las herramientas de jardinería provocan enfermedades e infestaciones de plagas  en las plantas. Si usas  tijeras de podar  para cortar las hojas de una planta infectada con hongos y luego las usas en una planta sana sin limpiarla primero, transferirás el parásito a la planta sana. Por eso, es muy importante   limpiar las herramientas entre planta y planta  .

La leche es un  excelente desinfectante para herramientas.   Pasar un algodón empapado en leche sobre la superficie de los instrumentos después de cada uso asegurará una completa desinfección.

7. Aumentar el pH del suelo

Las propiedades del suelo en el que se desarrolla una planta tienen un impacto directo en su crecimiento y reproducción. Como sabemos, dependiendo de su pH, hay  suelos ácidos y suelos alcalinos  y hay plantas que se comportan mucho mejor en un determinado tipo de suelo que en otro.

La leche  es buena para las plantas que requieren suelo alcalino  porque  el calcio que contiene reduce la acidez  y hace que el suelo sea más alcalino. Si este es tu objetivo, diluye una cucharada grande de leche en polvo en 1 litro de leche, mezcla bien y riega tus plantas con esta solución. También puedes  equilibrar el pH de la tierra y las macetas de tu jardín.