Las cáscaras de naranja  pueden tener mil vidas. Por este motivo, no debes tirarlos a la basura sino  más bien reutilizarlos.  Las cáscaras de naranja son sumamente valiosas en la cocina  , pero también se pueden utilizar para muchos otros fines en el hogar, todos ellos muy útiles.

Te las contamos a continuación y también te contamos por qué  deberías poner algunas cerca de los sacos de harina.

No tires las cáscaras de naranja: ¡sirven para todo en la casa!

Nada más que desperdicios, ¡  no te imaginas lo que se puede hacer con las cáscaras de naranja!  Si bien algunas aplicaciones son bien conocidas y comunes, otras son mucho menos conocidas. Por eso vale la pena leer nuestras sugerencias. Esto es lo que puedes hacer con las cáscaras de naranja:

  • En la cocina  son ideales para  preparar frutas confitadas, adornar platos y elaborar salsas y mermeladas  . Poniéndolos en un tarro de cristal con alcohol y hirviendo agua con azúcar, podrás elaborar un exquisito  licor casero  .  Un té aromatizado  también queda genial, aunque en este caso es imprescindible  utilizar naranjas ecológicas  (las demás pueden contener trazas de pesticidas).
  • para belleza e higiene  . Las  pieles de naranja picadas,  junto con el azúcar de caña y el aceite de oliva, crean un excelente y fragante  peeling  para la piel de todo el cuerpo.
  • Para  perfumar los armarios  bastan unos pocos ejemplares secos  ,  y para difundir el aroma por toda la casa basta  hervirlos en agua.
  • ¿Los zapatos desprenden mal olor?  Para contrarrestar esto, agregue algunos tazones por la noche y retírelos por la mañana.
  • Ponerlos en una  bolsa de gasa ligera  y colgarlos en el radiador hará que la habitación huela agradable y fresca.

Todo lo que te hemos contado hasta ahora ya es suficiente para entender lo valiosas que son las cáscaras de naranja, pero a continuación te contamos otro secreto.

Las cáscaras de naranja junto a los sacos de harina son muy útiles: ¡he aquí por qué!

¿Por qué tiene sentido poner unas cuantas cáscaras de naranja al lado de los sacos de harina  y por qué deberías hacerlo? La razón:  impiden que los insectos busquen comida.

Si estos invitados no deseados logran penetrar en la despensa, solo tendremos que tirar nuestras provisiones, sin mencionar que erradicarlos no es nada fácil cuando son numerosos y agresivos. El olor de la piel de los cítricos es muy bueno para nosotros, pero desagradable para los insectos, por eso se mantienen alejados. Genial, ¿no es así? Sólo debes recordar  reemplazar los exfoliantes cada dos o tres días.

 

El método anterior es ideal  para la prevención,  pero si los pequeños monstruos son demasiados, tendrás que optar por un método más drástico.