Manchas de aceite en la ropa: ¡mi abuela las quitaba así! ¡El resultado fue impecable!

¿ Qué es peor que las manchas de aceite en un vestido? Poco o nada, si hablamos de lavandería. Quizás sean estas las manchas más difíciles de tratar: el aceite, dada su composición, es capaz de penetrar muy profundamente en las fibras de los tejidos y resistir varios tipos de lavado. Precisamente por estos motivos, hemos decidido revelarte un método realmente eficaz y especialmente sencillo de implementar, que te permitirá eliminar las manchas de aceite de la ropa con el uso de ingredientes totalmente naturales, casi siempre presentes en nuestras cocinas. ¡Veamos en detalle!

Cómo quitar las manchas de aceite

Conviene saber, en primer lugar, que el momento en estos casos es crucial. Intervenir rápidamente tras detectar una o varias manchas de aceite puede ser decisivo para obtener una prenda limpia y solucionar el problema. Entonces, absorbamos la mancha con papel absorbente : frotamos la superficie evitando frotar y estresar la zona. De esta forma comenzaremos a eliminar el exceso de grasa y evitaremos que la mancha empiece a expandirse. Reiteramos que no se debe frotar sino dar golpecitos, de lo contrario no solo corremos el riesgo de dañar la tela, sino que incluso podríamos empujar el aceite demasiado profundamente.

Ahora debemos tratar la prenda de la forma más adecuada para eliminar la mancha. Utilicemos dos ingredientes naturales , presentes en casi todas las cocinas. Hablamos, una vez más, de vinagre y bicarbonato de sodio: el primero es capaz de desengrasar e incluso eliminar posibles bacterias y gérmenes ; el segundo, gracias a sus propiedades absorbentes , podrá hacer desaparecer poco a poco las manchas más rebeldes.

Procedimiento

¿Cómo proceder? Preparamos una solución de vinagre y bicarbonato de sodio y la mezclamos para obtener una especie de pasta que luego podemos aplicar sobre las manchas de aceite : intentamos cubrirlas por completo y esperamos a que la mezcla actúe, dejándola actuar al menos media hora. hora. De esta forma los ingredientes penetrarán. Posteriormente debemos proceder al lavado de la prenda afectada; Evidentemente recomendamos leer las instrucciones de las etiquetas, pero lavar siempre a temperaturas no muy altas, para evitar que la mancha se fije.

Una vez lavada la prenda, la secaremos y buscaremos la mancha para ver si aún está presente: si lo está, tendremos que volver a realizar el tratamiento y lavado. ¡El resultado sin duda será excelente!