Si desea una gran cosecha de buenos tomates maduros en su jardín, debe agregar este ingrediente al suelo. Un puñado es suficiente y ya está: nunca se vuelve atrás.

Cultivar un huerto no es fácil ni rápido. Se necesita tiempo, se necesita dedicación y mucha paciencia . Si tienes tomates en tu jardín, este artículo es para ti. El cultivo de tomates se rige por estrictas normas que deben respetarse. Además de todas las reglas básicas para poder obtener unos resultados, es bueno conocer algunos secretos que sin duda pueden facilitarte el proceso y darte un resultado más satisfactorio. Lo que pensamos es que con tratamientos simples como el agua y la correcta exposición al sol son suficientes. No es tan.

Para un resultado óptimo es estrictamente necesario intervenir mediante el uso de ciertos ingredientes. Evidentemente, estamos hablando de ingredientes naturales o ingredientes que de ninguna manera pueden ser dañinos para nuestros tomates ni para nosotros. De hecho, son precisamente estos últimos los que hacen que nuestros cultivos sean más sabrosos, más bellos y más sustanciosos. Averigüemos juntos qué ingrediente agregar al suelo en el que plantamos nuestros tomates.

Huerta y tomates: así funciona

Cultivar tomates significa crearlos de forma independiente y tener un fruto disponible sin preocuparse por su origen o calidad. Comer productos de tu propia huerta es garantía de frescura . Pero, ¿cómo podemos hacer que los tomates sean incluso mejores que los que encontramos en el supermercado? Antes que nada, debes saber que cultivar estas frutas es bastante simple pero requiere muchos cuidados . Para plantar tomates, basta con introducir las semillas unos centímetros bajo tierra, taparlas y regarlas. Luego, en teoría, al cabo de dos o tres meses, brotarán los tomates.

Tomates

Los brotes aparecen casi de inmediato, pero para ver el nacimiento y crecimiento del propio tomate hay que esperar pacientemente . Mientras se espera, sin embargo, se puede hacer mucho para contribuir al correcto desarrollo de la fruta. Además del agua y varios fertilizantes, hay un ingrediente especial del que nunca te quedarás sin: la cáscara de huevo . Sí, has leído bien, podemos utilizar la cáscara de huevo como ingrediente clave en nuestro negocio de jardinería. Veamos juntos por qué y cómo hacerlo.

Cultivar tomates en la huerta con cáscara de huevo: he aquí por qué deberías hacerlo

Puede parecer extraño y absurdo pero es cierto: la cáscara de huevo es una panacea para nuestros tomates. Nunca debemos olvidar que los trucos de los cultivadores expertos siempre son efectivos y bien pensados. Cuando nos adentramos en el cultivo de cualquier fruta, verdura o tipo de hortaliza, nunca debemos olvidar lo necesario que es ofrecerle los nutrientes adecuados. Los nutrientes más importantes no pueden obtenerse todos absorbiendo agua únicamente: hay que potenciar este aspecto. Así como los humanos tomamos suplementos vitamínicos para sentirnos mejor, las plantas también necesitan vitaminas y minerales.

Tomates en el jardín

Fundamentales son el hierro, el zinc y el magnesio. La cáscara de huevo contiene principalmente un mineral muy importante para los tomates: el calcio . El calcio es necesario para el normal desarrollo del sistema radicular, interviene en las estructuras celulares y las hace mucho más resistentes al ataque de hongos y parásitos. Cuando falta el calcio, inmediatamente lo notamos a partir de una señal inequívoca : los signos de la podredumbre, esa podredumbre que poco a poco comienza a partir el fruto en dos.

Cómo agregar cáscara de huevo al suelo

La mejor forma de introducir la cáscara de huevo en el suelo es picarla finamente . Debe ser casi un polvo o similar a la harina. Una cuchara llena de cáscara picada será suficiente para introducirla en el fondo de un agujero bastante profundo. Rociamos con tierra y plantamos nuestras semillas de tomate encima . Gracias a la presencia de las cáscaras trituradas, nuestros tomates podrán recibir una fuente constante de calcio durante la fase de crecimiento .

cáscaras de huevo

Este es un truco totalmente sostenible que no afecta negativamente la salud ambiental y la salud de nuestros tomates de ninguna manera. Este truco también se puede seguir en el cultivo de todos los demás elementos de nuestro jardín : ¡solo les puede hacer bien! Además de esto, también es un método totalmente sostenible desde un punto de vista económico . No más dinero gastado en fertilizantes químicos.