Espolvorear una pizca de canela en el suelo de tu casa ha sido un truco probado durante generaciones. Descubra por qué vale la pena considerar esta práctica inesperada.

La canela, originaria de Sri Lanka, no es sólo una especia culinaria; Cuenta con propiedades terapéuticas beneficiosas para la salud humana. Derivada de la corteza interna del árbol de canela, esta especia fragante ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre al mejorar la sensibilidad a la insulina, evitando así picos glucémicos dañinos. Además, sus atributos antiinflamatorios y antioxidantes contribuyen a reducir la inflamación y combatir el estrés oxidativo, ofreciendo potencialmente protección contra enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Pero la utilidad de la canela se extiende más allá de la cocina. Sirve como repelente de hormigas natural y proporciona una solución segura y ecológica a las molestas invasiones de hormigas. Las hormigas, que buscan refugio y sustento, encuentran repulsivo el aroma de la canela, lo que altera sus patrones de comunicación y búsqueda de alimento. Para utilizar la canela de manera efectiva, simplemente espolvoréela en áreas donde prevalecen las hormigas, prestando mucha atención a los puntos de entrada como ventanas, puertas y grietas.

Si bien la canela funciona mejor como medida preventiva, para combatir las infestaciones puede ser necesario identificar y eliminar la fuente mientras se limpian a fondo las áreas afectadas. En casos graves, puede ser necesaria la intervención profesional.

La canela surge como un remedio versátil, seguro tanto para mascotas como para niños, y ofrece un medio sencillo pero eficaz para proteger su hogar contra las intrusiones de hormigas.